Sensor inductivo (en el distribuidor)

Con el fin de mejorar el funcionamiento y el control de emisiones, el microprocesador, controla el disparo de ignición (señal de encendido). Para dicho control, el microprocesador realiza un cálculo matemático entre: la temperatura del motor, carga del motor, posición de la mariposa, masa de aire, presión atmosférica, etc., pero también necesita saber la posición y velocidad del motor (PMS y RPM). Para el reconocimiento de ambas señales, todos los vehículos disponen en forma separada o unificada, sensores de posición y velocidad del motor. En los casos de los sensores inductivos montados en los distribuidores, estos están compuestos en su interior por una bobina colectora magnética de reluctancia variable que posee un imán permanente y un cuerpo redondo, sujeto al eje del distribuidor, con dientes (4 para 4 cilindros), que gira solidario al eje del distribuidor. Cuando un de los dientes se enfrenta al imán permanente, una fuerza electromotriz sé produce en la bobina captadora. Esta señal (senoidal), hace que el microprocesador considere que ese cilindro se encuentra en PMS y con el calculo previo del estado del motor, elabore la señal del disparo de ignición (chispa). El disparo de ignición (señal negativa a la bobina de ignición), hace que la corriente que circula por el primario se interrumpa y así generar alta tensión en el secundario. El sensor inductivo a su vez, genera cuatro señales por ciclo (motor de 4 cilindros), donde el microprocesador recibe la frecuencia del sensor y así a velocidad del motor (RPM).

 300 RPM =0,3v(AC)  –> 1000 RPM = 1 v(AC)  –> 3000 RPM =2,5(AC) apróx.

A %d blogueros les gusta esto: